Volver

30 de junio de 2022

Somos Empresa B-Corp

Cuaderno de viaje con propósito.
#1 somos empresa B-CORP

Una cifra que refleja el número de días que han transcurrido desde que iniciamos el viaje de transformación de la agencia hasta que hemos conseguido la certificación B-corp.

Ese viaje se inició el 17 de diciembre de 2020 en un workshop al que asistimos David, Ana R. Julia S. Juancho, Néstor y yo para visualizar el futuro de la agencia. En uno de los ejercicios teníamos que nombrar los proyectos y campañas con los que nos sentíamos más satisfechos y realizados profesionalmente. Todas las que mencionamos tenían un denominador común: su impacto positivo y trascendencia social.

A partir de aquí nos empezamos a hacer más preguntas: ¿Hay algo más que facturar, ganar premios y tener reconocimiento profesional? ¿Para qué venimos a trabajar todos los días? ¿Por qué? Preguntas que se hacen muchas organizaciones y profesionales en algún momento y cuya respuesta, cuando está bien definida y destilada, se traduce en el “propósito”.

Teníamos que definir nuestro propósito. Reconozco que en aquel momento era un poco escéptico. Consideraba que la palabra “propósito” empezaba a estar vacía de significado, de tanto que la hemos usado en marketing y publicidad, con no muy buen criterio en muchas ocasiones. Decidí confiar en el proceso y nos pusimos manos a la obra tirando del oficio que nos caracteriza. Al fin y al cabo, los clientes nos llaman continuamente para lanzarnos retos y encontrar soluciones a problemas de diferente índole. Confiábamos en que este “reto” sería fácil de abordar y resolver. Fueron semanas de muchas reuniones, lecturas, conversaciones, tensiones, conflictos, malentendidos y frustraciones que nos empujaron a buscar ayuda. En mayo de 2021 nos pusimos en manos de José, David, Mónica, Eduardo y Almudena, el equipo de INNUBA que nos llevó de la mano hasta que conseguimos alumbrar el propósito de La Escalera de Fumío que quedó verbalizado de esta manera:

Contribuir a la transformación, peldaño a peldaño, de la industria publicitaria en un agente clave de impacto positivo para las personas las organizaciones y el planeta.

El primer paso era definirlo y el segundo, darle vida mediante un plan de acción. En unas semanas compartiremos más sobre este plan. Uno de los objetivos era certificarnos como empresa B-corp. A la vuelta del verano, cuando investigamos en profundidad sobre el proceso y las diferentes áreas que se analizan (trato a empleados, gobernanza, medio ambiente, comunidad y clientes) nos sentimos muy identificados con lo que nos encontramos. Sin establecer procesos ni políticas formales poníamos en práctica muchos comportamientos que se valoran para la certificación: empleo estable, flexibilidad de horarios y vacaciones, diversidad, teletrabajo desde 2010, transparencia financiera con todo el equipo, toma de decisiones en la que se involucra a todos, donaciones, trabajo Pro bono con ONGs…

Sin duda, lo que más nos resonaba y compartíamos era la filosofía que hay detrás de todo lo que B-corp analiza: Las empresas podemos ser motor de transformación en positivo para la sociedad y tenemos una responsabilidad más elevada que simplemente generar beneficios.

El proceso nos ha ayudado a darle más rigor y seriedad a toda esta cultura o forma de hacer las cosas. Hemos desarrollado diferentes políticas que haremos públicas, establecido procesos y asumido compromisos, que nos han hecho mejores como organización. Ha sido un proceso largo, intenso y complicado al tener que compatibilizarlo con el día a día del negocio. La ayuda de Jo Hesse, nuestro consultor, ha sido muy valiosa y después de 468 días, no podemos estar más satisfechos con el resultado del primer peldaño subido en este viaje de transformación. Desde el 30 de marzo ya somos empresa B-corp con una puntuación de 98.6 puntos, 17 por encima de la media de las empresas del sector de marketing y publicidad y de la media de las empresas B-corp españolas.

Nos quedan muchos peldaños más por subir. El principal es conseguir aplicar la estrategia y creatividad para resolver problemas y tensiones sociales. Convencer a nuestros actuales y futuros clientes que ha llegado el momento de actuar y que podemos conseguir sus objetivos de marca y negocio, al mismo tiempo que mejoramos este mundo. Hay muchas incertidumbres, incógnitas y barreras. El éxito no está asegurado pero, tras 13 años de vida de agencia, la sensación es que estamos en el año cero. Solo por esto ya está mereciendo la pena.

En breve compartiremos más.

Raúl.